No podemos decir la cantidad exacta de personas que vienen a nuestras clases de ChiRunning y nos dicen: “Solo quiero correr más rápido”. Es fantástico ser más rápido. La velocidad puede ser estimulante e inspiradora, y también muy divertida. Pero si tu velocidad no es fruto de una técnica de carrera adecuada, puede derivar perfectamente en una lesión. El trabajo a realizar será además mayor si no eres un corredor eficiente. En los años de práctica de Tai Chi de Danny una lección importante es que la velocidad nunca es fruto de la fuerza, sino de la relajación.

En ChiRunning, nos aproximamos a la idea que reemplaza fuerza por fluidez, utilizando la fuerza natural y el equilibrio corporal del cuerpo para crear el concepto de correr fácil. Por eso empezamos con cada corredor, independientemente de su nivel, desde cero. Construir una buena técnica de carrera desde la base es mucho más sencillo que tratar de identificar y eliminar los hábitos problemáticos del movimiento. Empezamos por lo tanto con las bases del apoyo estructural y añadimos la fluidez en el movimiento. Y para terminar lo combinamos con un sistema de propulsión que aleja el trabajo de las piernas…justo lo contrario de la sabiduría popular que nos enseña a correr más rápido.

En los talleres nunca desanimamos respecto a centrarse en la velocidad, pero tratamos de retrasar ese foco hasta que la técnica pueda soportar la citada velocidad de forma segura y eficaz. La técnica de carrera debe siempre venir antes, y ese es el punto de partida si quieres ganar verdadera velocidad de forma natural. Lo que hacemos es animar a trabajar de forma inicial en lo que nos hace más lentos antes de añadir intensidad y velocidad al entrenamiento.

Empezamos con todo el mundo practicando las piedras angulares de la velocidad: el alineamiento del cuerpo y los principios básicos del movimiento eficiente. La razón es que sin una postura adecuada no es posible beneficiarse de la ligera inclinación que implica la ayuda de la ley de la gravedad y ayuda a correr sin que las piernas utilicen ninguna fuerza, poder o dependencia de la planta del pie para lograr la propulsión.

La velocidad debe ser incrementada a base de capas que culminan en la buena técnica y no hay que saltarse etapas o pasos en esa progresión. Una de las cosas más excitantes del ChiRunning es que cualquiera puede aprender a correr más rápido, además de una manera más sencilla y menos dañina. Ocurre a menudo que los corredores vienen a las clases de ChiRunning de nivel 1 con la esperanza de ser más rápidos. Y LO LOGRAN. Lo que les sorprende es cuando redirigimos ese foco mostrándoles que para tener velocidad necesitas primero “crear las condiciones para que esa velocidad se produzca”. No hay que forzarla nunca.

Nosotros enseñamos que la estimulación de la velocidad puede ser alcanzada por cualquiera que desee aproximarse a ella a partir de una técnica de carrera creada desde la base. Después, una vez que la técnica presenta fluidez y eficacia, sólo hay que añadir una pequeña cantidad de fuerza bien aplicada para aumentar la velocidad con mucha facilidad .

Para aprender más, busca un taller de ChiRunning cerca de tu localidad. Esta primavera presentaremos las ChiRunning Performance Series, 8 clases diseñadas específicamente para aquellos corredores que quieran descubrir el juego del ChiRunning.

Danny Dreyer

http://www.chirunning.com/blog/entry/speed-with-ease-why-we-teach-chirunning-from-scratch