Pierde el miedo a las grasas para mantener un mejor estado de salud general

Danny Dreyer Martes 8 de mayo 2018

Durante las últimas décadas, la grasa de las comidas ha tenido una mala reputación. Las nuevas investigaciones nos enseñan ahora que ciertas grasas son imprescindibles para nuestro bienestar general.

Esta es la verdad sobre las grasas: no todas son iguales.

En el pasado se ha metido a todas las grasas en el mismo saco, pero hay varios tipos de grasas. De los 3 tipos que existen, hay que ceñirse a las grasas insaturadas, que son saludables. Y hay que alejarse de las grasas trans y saturadas, que se almacenan en el cuerpo como grasa y no tienen valor nutricional.

Comer grasa no te hace engordar.

No te preocupes, consumir grasa saludable no se va a ver reflejado en la báscula!. La grasa buena puede de hecho reducir los antojos y el apetito y te hará sentir lleno más rápido y durante más tiempo. Y al ser consciente de la ingesta de calorías puedes consumir grasa saludable de forma moderada.

Los alimentos con grasa no elevan tu colesterol. Mientras que las grasas saturadas y trans sí elevan ese nivel, se ha probado que las insaturadas lo reducen de forma significativa.
Las grasas saludables tienen un importante valor nutricional. Tienen unos beneficios nutricionales infinitos. No sólo ayudan al funcionamiento habitual de mente y cuerpo, sino en la producción de hormonas, generación de células, movimientos musculares, coagulación de la sangre y otras funciones.

Entonces, ¿qué grasas son buenas? Añade estas 5 grasas básicas y saludables a la lista de verduras que hay que comprar.

Aguacates

Están llenos de grasas buenas. De hecho, es una de las frutas más nutritivas que puedes comer. Ricos en grasas monoinsaturadas, reducen el colesterol malo al tiempo que ofrecen nutrientes básicos como vitamina E y ácido fólico. Los aguacates son excelentes por sí mismos, pero prueba a añadirlos a tu próxima ensalada.

Aceite de oliva

Muy alto en grasas moninsaturadas que ayudan a mejorar la memoria y la función cognitiva mientras también hacen funciones antiinflamatorias. Es perfecto sobre la comida o como aliño de nuestra ensalada habitual.

Aceite de coco

Una de las fuentes más ricas de grasa saturada, el aceite de coco es de fácil digestión, una potente fuente de energía, y aumenta la quema de grasa. Añadir aceite de coco a tu dieta puede mejorar también el funcionamiento cerebral, la memoria y la salud del corazón. Añádelo a tu café matinal o empieza a utilizarlo como aceite de cocina.

Nueces y semillas

Este es tu tentempié de grasa saludable. Con un nivel muy alto de antioxidantes y Omega 3, ambas son muy buenas para el cerebro. Cargadas de proteína, vitamina E, magnesio y otras vitaminas y minerales. Las nueces y semillas son muy sanas por sí mismas, pero trata de incluir semillas de chía en tu próximo yogur o zumo.

Cacao crudo

Es conocido por ser un súper alimento, presenta nutrientes esenciales y minerales como fibra, magnesio, hierro, zinc, potasio, etc. Lleno de grasa monoinsaturada cardiosaludable, ácido oleico, y uno de los mejores antioxidantes que existen. Como la mayoría de estos alimentos altos en grasa, mejora la memoria, la circulación y el funcionamiento de cerebro y corazón. Si tienes ansia de chocolate, prueba el cacao crudo en vez de una barrita dulce.

Con este artículo, esperamos que abandones tus miedos a las grasas. Añadir las grasas saludables a tu dieta es muy sencillo y completamente inocuo, mientras que tiene innumerables beneficios para tu salud. Es hora de poner en tus propias manos tu cuidado y bienestar. Afortunadamente, tenemos acceso fácil a estas potentes herramientas médicas. Ann Wigmore, reconocida doctora holística, lo explicó de forma muy acertada cuando dijo que “la comida que comes puede ser la más sana y la medicina más poderosa o el veneno más lento”.