Entonces, cómo se distingue a un verdadero ChiRunner?

Siempre me lo preguntan, y la respuesta es doble.

A: Cómo se distingue un ChiRunner a los ojos de los demás corredores.

B: Cómo se sienten ellos cuando se cruzan contigo.

Hoy nos vamos a centrar en las apariencias.

Una de las primeras cosas, y más básicas, que verás en un ChiRunner es una gran postura. Verás a una persona que parece alta, no desplomado sobre los hombros ni doblado por la cintura. La barbilla ligeramente bajada para que la coronilla mire hacia arriba y le permita mantener esa postura “alta”.

Además parecen flotar sobre el suelo más que correr realmente.

Otra cosa notable que encontrarás en un ChiRunner es que corre con una ligera inclinación (desde la cabeza a los dedos de los pies), como los keniatas, aunque no tan extrema.

Su cuerpo flota sin esfuerzo en esta caída deslizante y las piernas no pisan muy lejos, como ocurre con la mayoría de corredores. En vez de eso, mientras que el tren superior del cuerpo cae ligeramente hacia delante las piernas se balancean hacia atrás, que es lo que tienen que hacer.

La mayoría de corredores están dirigidos por sus piernas, hacen zancadas demasiado largas y aterrizan con un fuerte golpe en el talón. De ahí vienen los problemas de rodillas de los corredores. Porque un aterrizaje suave con el mediopié genera una casi silenciosa pisada cuando un ChiRunner toca el suelo después de cada zancada.

Veréis una gran extensión de cadera en la pierna de atrás. Aquí subyace el truco para correr más rápido sin aumentar la velocidad de las piernas. Es parecido a tener una caja de cambios, con la que el motor se mantiene a una misma velocidad mientras cambias las marchas para correr más rápido. Una zancada más larga equivale a una marcha mayor. Se trata de usar la relajación en vez de la potencia para aumentar la velocidad. Y eso sin percibir un esfuerzo excesivo.

Otra cosa que observarás en un ChiRunner es que mantiene la vieja tradición de correr con la boca cerrada. Es correcto, es la respiración por la nariz, y es la guinda del pastel. Se ha probado científicamente que ayuda a incrementar el VO2 máximo, permite que llegue más oxígeno en la sangre a los músculos, descendiendo así la sensación de esfuerzo, calma el cerebro y eleva los niveles de serotonina en el cuerpo, todo al mismo tiempo.

Así que cuando ves correr a un verdadero ChiRunner, estás observando a alguien que parece no estar trabajando tan fuerte como el resto de corredores que le rodean.. Esto ocurre porque se mueve tan relajado y eficiente que en realidad no está trabajando tan fuerte.

Une todas esas grandes cualidades y verás a un corredor cuyo cuerpo se mueve de forma unificada, sin que alguna parte del cuerpo tenga que trabajar más duro de lo necesario porque otra parte esté tensa o vaga. Es la diferencia entre un equipo de baloncesto de jugadores compenetrados y otro de jugadores all-star, con mucho talento pero que no fluye ni se muestra como una todo.

Pero más que todas esas cualidad visibles lo que sentirás ante un ChiRunner es un corredor competitivo que ama correr…por su mindfullness…por la energía del movimiento chi de su cuerpo…y por esa sensación de que correr es algo que simplemente está sucediendo y que el corredor está disfrutando de un viaje muy agradable (aunque en realidad hay mucho trabajo subyacente).

Danny Dreyer