El ChiRunning facilita y libera de lesiones a la carrera a pie. Pero, podemos correr más deprisa? La respuesta es SÍ. A medida que aprendes a utilizar la fuerza de la gravedad para acelerar la velocidad en vez de empujar con las piernas, descubrirás que puedes correr más rápido sin la sensación de aumentar el esfuerzo. La única advertencia que quiero hacer es que la velocidad debería ser resultado de una buena técnica de carrera.

Trabajar en la velocidad puede hacer algo más que ayudarte a ser más rápido, requiere que pongas mayor atención a tu técnica, ayuda a lograr una verdadera relajación y te hará sentir la actividad de correr más liberadora y divertida. Si nunca te ha preocupado la velocidad, comienza con un 5K o un 10K. Los talleres y programas de 5K y 10K están especialmente diseñados para ayudarte a ser más rápido.

Unos pequeños consejos generales:

Sigue la fórmula técnica + distancia = velocidad. Si estás corriendo para un 5K, deberías ser capaz de correr 4 ó 5 millas (entre 6 y 7 kilómetros) fácilmente. Si estás preparando un 10K, 7 u 8 millas (12-13 kilómetros) no deberían ser problema. Las tiradas largas no son apropiadas para practicar la velocidad. En vez de eso, mantén un ritmo aeróbico cómodo para preocuparte sobre todo por la técnica y construir la capacidad aeróbica que necesitas para entrenar después la velocidad.

Practica el trabajo de velocidad en las tiradas cortas. Los intervalos consisten en períodos que alternan carrera rápida y lenta. No consisten en tratar de correr más rápido, sino de crear las condiciones apropiadas para aparezca la velocidad. En realidad los intervalos de velocidad hay que hacerlos con mayor inclinación y relajación. Te enseñan a relajar la cadera para aumentar el rango de movimiento y fortalecer el core (adbomen) al mantener una mayor inclinación. El trabajo de velocidad es mejor hacerlo en pista, una zona llana o un trozo de carretera que tengamos medido.

Empieza cada intervalo a paso lento, y aumenta progresivamente la velocidad según te acercas al final del intervalo (segunda marcha-tercera marcha). Es importante hacer los intervalos de velocidad con un metrónomo porque así aprenderás a relajar la cadera y la pelvis y a alargar la zancada mientras mantenemos la cadencia adecuada. Mantén la barbilla abajo (junto a la frente), siéntate en la silla, aumenta la inclinación y relaja las piernas (permíteles que vayan muy blandas, casi flácidas) según vas cayendo hacia delante. La gravedad no te cansará nunca, pero las piernas si terminarán cansadas si son las responsables del trabajo de avanzar.

Haz todo lo posible para cumplir el principio de Progreso Gradual. El primer intervalo debería ser el más lento, y el último el más rápido. Si lo haces de la manera adecuada, el nivel de esfuerzo debería ser el mismo en el último y en el primer intervalo. Nunca debes llegar al límite del agotamiento al final de un trabajo de intervalos. Si tratas de hacer llegar el cuerpo hasta el extremo aumentará mucho el riesgo de lesión.

Nuestros programas de entrenamiento intermedio para 5K, 10K y medio maratón te ofrecerán más detalles de cómo hacer intervalos de velocidad de forma efectiva.

Si empiezas despacio terminarás rápido. Hay varios beneficios de comenzar el entrenamiento o la carrera más lentos. Durante el ejercicio aeróbico, el cuerpo confía en el glucógeno almacenado en los músculos para ayudar a quemar la grasa acumulada. Si empiezas muy rápido corres el riesgo de quemar todo el glucógeno muscular que te deja sin nada que ayude a acceder a quemar la grasa como combustible. Cuando empiezas a correr lentamente puedes hacerlo de forma relajada y los músculos relajados consumen menos combustible, que debe estar disponible cuando aumentes la velocidad al final de la carrera o intervalo.

El beneficio mental de mantener un ritmo más lento al principio de la carrera te permitirá sobrepasar a muchos corredores a medida que avanza la prueba. Tendrás un buen aumento de la confianza hacia la mitad y el final de la prueba, cuando más lo necesitas.

Aumentar la velocidad puede ser algo más que sólo números en un reloj. Ir más rápido puede referirse a superar tus límites o sentir la libertad de dejar que tus piernas sigan marchando. Tómate tu tiempo, relájate y disfruta de esa liberación.

Danny Dreyer, 31 de mayo de 2017