LECCIÓN DE VIDA DE UNA CORREDORA, por Maggie MacGill, instructora Certificada de ChiRunning/ChiWalking

He aprendido mucho de la vida a través del running. La claridad mental, la paz emocional y la calma física que gano en cada momento de práctica del ChiRunning merecen la pena cada momento que salgo a correr y también hacerlo de forma habitual. He aquí algunas de esas lecciones de vida que brotan a mi mente.

—Escuchar el cuerpo—

Para mí correr supone redoblar esfuerzos respecto a lo que no está bien o no está equilibrado en mi cuerpo. Las señales vienen en forma de lesiones, tensiones, respiración con dificultades o cuando no fluyen las cosas.

Solía obligarme a aceptar el dolor y la tensión hasta el punto en que mi cuerpo me gritaba en el lenguaje de la lesión para detener la autodestrucción. Después de años en este ciclo de las lesiones me di cuenta: mi cuerpo es sabio y no necesito aceptar el dolor y la incomodidad.

Todas esas lesiones del pasado me han hecho entender a mi cuerpo en un nivel más profundo. Me han permitido abrir la puerta del entendimiento y la sensibilidad a las tensiones y desequilibrios del cuerpo.
Tras años de escuchar y prestar atención puedo finalmente encontrar los desequilibrios sutiles y hacer cambios antes de llegar a una nueva lesión. Lo que ayuda a que mi vida fluya con mayor armonía y felicidad.

Mi mantra es: “Mi cuerpo es mi templo. Y correr es mi práctica espiritual”.

—Ser holístico: no te puedes escapar de ti mismo—

Todo lo que hago en mi vida tiene su influencia al correr, desde la comida hasta las emociones que siento, la forma en la que duermo, estoy de pie y me siento. A lo largo de estos 24 años como corredora me he dado cuenta de lo que te lleva a correr bien, y ahora sintonizo mejor con el descanso, la recuperación, la nutrición y las emociones. Cuando cuido todo lo que soy mi actuación como corredora se dispara, tengo mucha más energía y mi rendimiento vital es mejor.

—Escucha tu corazón: confía en lo que te sienta bien—

Gracias al running he aprendido a escuchar a mi corazón y a confiar en las cosas que me sientan bien. Solía correr de forma diferente a como hacía Pilates. Pilates alineaba, fortalecía y equilibraba mi cuerpo, meintars que mi forma de correr me lesionaba. No me sentía bien y sabía que no corría con la misma gracia y facilidad que tenía en Pilates y en Yoga. Escuché a mi corazón y encontré una mejor forma de correr, una manera que seguía mi ritmo natural y la necesidad de fluir. Para lograrlo tuve que confiar en mi intuición y viajé al otro lado del mar para convertirme en profesora de ChiRunning. El resultado ha sido excelente y me ha servido para reforzar la idea de que todo en la vida necesita estar en armonía con lo que soy y para lo que trabajo. Escuchar a mi corazón y a mi intuición han sido las claves de lograr encontrar ese fluir que buscaba en mi vida.

http://www.chirunning.com/blog/entry/life-lesson-from-running?inf_contact_key=c2f97de678069b32a7852e5f0a6903380c511647e1c0f698dcdd980a487d78bc