Conduciendo ayer a casa le comenté a Katherine que todo recordaba de pronto al invierno. Los árboles estaban grises y desnudos comparado con la espectacular explosión de color que tuvimos en las pasadas 3 semanas. Nos ha rodeado un viento brusco y el cuello de la camisa se ha volteado al salir del coche. Es entonces cuando he recordado que la próxima semana llega el Día de Acción de Gracias. SIN DUDA ha llegado el frío.

Con esa fecha señalada llegando la próxima semana me recuerdan también que llega la temporada de vacaciones, con cenas de trabajo y mucha comida, reuniones de amigos y mucha comida, y esos maravillosos momentos con la familia y más comida. Durante la época de otoño/invierno necesitamos ser conscientes de cómo la alimentación y el ejercicio (o su ausencia) pueden afectar a nuestro sistema inmune. Cuando hay un exceso de dulces, hidratos de carbono, alcohol o cafeína, y comida en general de la que estamos acostumbrados, es fácil salirse de nuestra rutina física y alimenticia habitual.

Sabiendo que las vacaciones pueden ser un campo de minas dietético, os proponemos 5 grandes consejos para mantenernos en forma en esta época del año.

1. Gánate la cena

Inscríbete en una carrera local de 5 ó 10 kilómetros. Es la mejor forma de contraatacar el exceso de calorías ingeridas, con una alta quema DIVERTIDA de calorías.

2. Come y muévete

Emplea el tiempo entre comidas para salir y moverte, respirando aire fresco, caminando, corriendo, montando en bici…básicamente cualquier cosa que mueva tu corazón y aumente tu metabolismo.

3. Diviértete, pero establece unos límites

Respecto a los dulces, hidratos y las cantidades, marca unos límites para los segundos platos y los postres, de forma que no termines las comidas con lamentaciones.

4. Deja de comer a las 8 de la tarde

La mayor parte de las calorías que ingieres después de las 8 se convierten en grasa en tu cuerpo. Así que, si lo necesitas, establece una ventana de alimentación que termine pronto.

5. Bebe mucha agua

Ayuda a mantener sanos los riñones cuando se consume más comida de lo normal, además de alcohol y dulces. Es mejor para la digestión beber entre comidas que durante ellas.

Esperamos que estas sugerencias te ayuden a acercarte de una forma diferente y más saludable a las antiguas tradiciones.

Danny Dreyer, martes 14 nov 2017