Este momento del año puede ser un período muy confuso para muchas personas. Subidos en la ola de las vacaciones nos podemos perder en profundas interacciones con la familia y los amigos. Pero en cuanto golpea el mes de enero, nos baña otra ola, esta vez de estrés y cansancio simultáneos. Este año en particular ha dejado muchos sentimientos de inquietud sobre lo que nos depara el futuro.

Para manejar el estrés el ChiRunning es una ayuda única y muy apropiada, no sólo para liberarnos del citado estrés, sino para reorientar la mente y el cuerpo, promoviendo una verdadera revitalización y paz. Aunque todos los aspectos del ChiRunning se pueden emplear con grandes resultados, estos 5 destacan por encima del resto:

Movimiento Consciente – El ejercicio es muy importante para combatir la tristeza del invierno. Sin embargo, cuando uno está cansado o estresado, es extremadamente importante ser conscientes de nuestros movimientos. Es muy fácil caer en el famoso dicho occidental sin esfuerzo no hay beneficio (no pain no gain), pero esta puede ser la receta perfecta para una lesión. En vez de eso, revisa a menudo tu cuerpo, y asegúrate de que tu mente no te está llevando a ese objetivo del estrés.

Soltando, nada de forzar – Es importante cambiar la mentalidad cuando practicamos ejercicio en períodos de estrés. En vez de forzar el cuerpo para quemar la tensión, centrarse en relajarse y soltar esa tensión del cuerpo con movimientos suaves. Esto nos permite movernos en momentos tensos y previene las lesiones fruto de ser agresivos y trabajar muy duro. Recuerda, el ChiRunning te enseña movimientos elegantes sin esfuerzo, logrados sin forzar.

Sentir el cuerpo – Es una de las técnicas más importantes del Chi Running. Una práctica poderosa que nos permite reorientar mente y cuerpo, trabajando ambos conjuntamente. Cuando centras la mente en lo que hace el cuerpo, el cerebro no piensa en otras cosas. El cuerpo vive el momento presente, ni pasado ni futuro. Cuando corremos, pongamos el foco en la respiración, el cuerpo y la técnica.

Deja que la energía fluya – Muchas personas piensan que la mejor forma de defenderse de la tensión y el cansancio es la relajación en el sentido típico, en decir, sentarse en el sofá a ver la televisión. El ChiRunning te enseña que en realidad son más beneficiosos los movimientos elegantes y conscientes, porque permiten que la energía fluya libremente por la mente y el cuerpo. El Chi aplicado a caminar y correr es una técnica excelente para comenzar a practicar esos movimientos conscientes y elegantes en épocas de estrés y fatiga.

Compromete al Core – Cuando sentimos la tensión, el estrés puede afectar a todo el cuerpo. Lo puedes sentir en los hombros, en las caderas y en la zona lumbar. Sin embargo, esta energía puede ser empleada y utilizada para movernos con ímpetu hacia delante. El core es la parte del cuerpo más apropiada para manejar el estrés, porque transforma la tensión en poder personal. Para conseguirlo, siéntate cómodamente y cierra los ojos, respira varias veces de forma profunda, imagina la tensión de los hombros o la zona lumbar llegando al core. Muy pronto sentirás el cambio dentro de ti, y una nueva perspectiva sobre el movimiento hacia delante. Practícalo sentado, mientras corres o mientras caminas.

Cuando te sientas estresado, solo cierra los ojos, respira profundamente varias veces desde el abdomen y observa las áreas de tensión o dolor en el cuerpo. Cuando lo hagas, respira desde esas zonas tensas y siente cómo se abren y se relajan.

“El agua es la cosa más blanda, pero puede penetrar en las montañas y en la tierra. Esto muestra claramente el principio de que la suavidad derrota a la dureza”. – Lao Tzu

Katherine Dreyer, miércoles 18 de enero de 2017