Enfemenino

,
Enfemenino

El interesantísimo magazine web enfemenino, publicó un artículo de Adrián Martín sobre chirunning. Aquí lo tenéis:

“ChiRunning: la revolucionaria forma de correr sin esfuerzo y sin lesiones

Publicado por Adrián Martín 

Correr está más de moda que nunca: es una actividad saludable, barata, flexible (se puede hacer en cualquier momento y lugar)… Pero, como todo, este deporte también cuenta con una parte negativa, y es que articulaciones como las rodillas o los tobillos pueden sufrir más de la cuenta si no se practica bien. Y es aquí donde aparece el ChiRunning, una técnica que combina lo mejor del Tai Chi con el clásico running. ¿Quieres saber los milagros que puede obrar esta modalidad? Te lo contamos.

Puede que “ChiRunning” te suene extraño, pero es muy posible que dentro de unos años esta técnica para correr sea la predominante en el mundo del running. Porque si hay una parte en la que correr fallaba, era en lo duro que puede resultar este deporte practicado de forma continuada en las articulaciones y en otras zonas del cuerpo. Pues, por fin, esos problemas pueden ser cosa del pasado. ¡Ya puedes correr igual de feliz que los modelos de las revistas deportivas!

El ChiRunning enseña, básicamente, a correr con total precisión y control de tu propio cuerpo para hacerlo sin cansarte y, sobre todo, cuidando al máximo tu anatomía, es decir, evitando lesiones. Para conocer de primera mano en qué consiste, hemos hablado con Rafael Izquierdo, instructor de esta técnica y codirector de ChiRunning en España y Portugal. Después de este pequeño calentamiento en forma de introducción, ¡entramos en materia!

¿Qué es el ChiRunning? 

El ChiRunning nace en 1999 de la mano del estadounidense Danny Dreyer. Este descubrió que algunos principios básicos del Tai Chi podían ayudarle a conseguir sus objetivos en sus carreras, de forma que desarrolla la teoría de esta técnica introduciendo principios como la eficiencia del movimiento, la flexibilidad y la relajación, propias del Tai Chi, al running. Pero, ¿en qué se traduce esto? Rafael Izquierdo lo tiene claro: “Se consiguen mejoras espectaculares”.

“Es una forma mucho más fácil y benigna de correr”, explica. “El ChiRunning persigue dos objetivos: evitar lesionarse y evitar esforzarse. Es decir, ser lo más eficiente posible para que correr no sea muy cansado. Con la incorporación de aspectos del Tai Chi lo que se busca es técnica de carrera, es decir, se incorporan elementos que te van a ayudar a correr mejor”.

​Correr sin lesionarse y sin esfuerzo: ¿Es realmente posible? ¿Cuánto puede llegar a mejorar la forma de correr con esta técnica? El ChiRunning pretende incorporar o corregir en el ADN del corredor los siguientes puntos, más propios del Tai Chi:

  • La relajación y, por tanto, una correcta respiración.
  • Una adecuada postura corporal, que se traslada también al día a día.
  • Pisada neutra y uso de la gravedad, para impulsarse sin empujarse con las piernas ni caer con el talón.
  • Dejar de usar tanto las piernas (y así dejar de hacer que soporten todo el golpe de la pisada) y aprender a utilizar nuestro abdomen para correr.
  • Conectar con el cuerpo. Es decir, escuchar a nuestro cuerpo y ser consciente de lo que nos pide para prevenir lesiones.

¿Cuáles son los beneficios del ChiRunning?
Si toda la vida has pensado que correr es un sacrificio, que es doloroso, que es muy cansado o que te va a traer más lesiones que alegrías, el ChiRunning promete darle la vuelta. “Se basa en reaprender a correr como hacíamos cuando éramos pequeños: usando la inclinación para propulsarnos hacia delante. Con el paso del tiempo nos movemos menos, vamos adquiriendo malas posturas, cambiamos nuestros hábitos… Y esta técnica corrige todo eso”, asegura Rafael Izquierdo.

Así, los beneficios que propone son varios. Primero: se mejora la postura, alineándonos en función de la dirección que se sigue. “Es tan sencillo como mover los pies y los brazos de forma eficiente, sin quemar energía moviéndolos más de la cuenta, a destiempo o hacia un lado”, cuenta el experto, y continúa enumerando otras ventajas: “Además de mejorar la postura, se aprende a colaborar con la fuerza de la gravedad para impulsarte en vez de empujarte con las piernas. Y se aprende a utilizar los músculos del abdomen, como se hace en el pilates o el yoga, ya que te mueves más desde tu centro que desde tus piernas”.

Más allá de los beneficios físicos, están los beneficios en el día a día, incluso más importantes. “Reconectas con tu cuerpo. A partir de aquí es más fácil ser consciente de cómo estás. Por ejemplo, si estás comiendo, eres consciente de cuando tienes suficiente y ya no necesitas seguir devorando, sino que eres capaz de parar y así se consigue adelgazar”. Y, por otro lado, cambia la mentalidad, pues al ver el running como un deporte que no requiere grandes esfuerzos ni sacrificios, sino que se hace con gusto, es mucho más fácil salir a correr porque apetece.

Y luego está lo de prevenir lesiones. Al correr de forma diferente, las articulaciones ya no se llevan la peor parte. Así lo avaló un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, que afirmó tras estudiar el caso de corredores convencionales y corredores de ChiRunning que la fuerza del impacto sobre el suelo era menor en la del segundo grupo. “No necesitas llevar zapatillas muy caras ni con mucha amortiguación, sino todo lo contrario: un calzado ligero te ayuda a minimizar el impacto y a hacerte menos daño”, cuenta Izquierdo. Adiós a dejar de correr por lesiones en las rodillas.

Pero, lógicamente, los milagros no existen, y también tienes que poner de tu parte. “Es fácil sentir y notar las mejoras que propone el ChiRunning, y se nota enseguida, lo difícil es interiorizar y asimilar esos cambios. Eso se consigue a base de practicarlo”, aconseja.

Quiero practicar ChiRunning, ¿qué debo hacer?
Con tantos beneficios como los que propone esta técnica, parece lógico darle una oportunidad al ChiRunning. Si después de este artículo has decidido lanzarte al maravilloso mundo de correr sin esfuerzo ni lesiones, hay varias opciones. La más cómoda y práctica es seguir el plan de ChiRunning que ofrece Samastah, donde en 21 días se enseña a andar y correr con esta técnica, de forma que resulta muy fácil iniciarse.

¿Y después de este plan, cómo se puede seguir profundizando en esta técnica? “Yo siempre recomiendo leer el libro de Danny Dreyer, el creador de la técnica, que está traducido al castellano, y es una gran referencia para cualquiera que quiera correr toda su vida. Otra opción son otros talleres que organizamos con Samastah, donde de vez en cuando hacemos un día intensivo donde se aplican todos los principios del ChiRunning y se le enseña a cada uno para que revisen todo y lo refuercen”, termina Rafael Izquierdo. Y, por supuesto, echarse a correr y a practicar. Si necesitas un poco más de motivación, aquí tienes unas cuantas canciones para añadir a tu playlist deportiva: ¡adelante!”

Habilidades

Publicado el

6 marzo, 2017

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.